Uso de Cajeros Automáticos

Proteja y resguarde sus claves confidenciales (NIP) en lugares seguros. Nunca al alcance de personas que le puedan representar un riesgo.

El NIP es exclusivo para operaciones bancarias o uso de cuentas por internet. No lo proporcione a ninguna persona.

Al registrar su NIP, no use claves obvias como: año de nacimiento, números secuenciales, el año actual, entre otros.

No anote su NIP en documentos que lleve consigo, memorícelo siempre; es la forma más segura para salvaguardar su dinero. Nunca le diga a nadie cuál es su NIP. Ninguna persona de una institución bancaria, la policía o un comerciante debería pedirle su NIP. Usted es la única persona que necesita conocerlo. Mantenga alejadas las tarjetas de objetos con imanes, ya que esto podría borrar la información guardada en la tarjeta.

Cuando reciba su tarjeta de reemplazo, destruya la tarjeta vencida. En caso de recibir tarjetas duplicadas, vaya a su banco y haga la aclaración; puede que le estén enviando tarjetas clonadas y al activarlas le cometen un fraude.

Antes de entrar aún cajero, manténgase atento a su alrededor, si observa a personas que le representen sospecha o algo anormal, busque otro cajero automático y evada el riesgo. Antes de introducir su tarjeta en el cajero automático, verifique que NO tenga aditamentos extraños en el dispositivo de acceso al cubículo, o en el dispensador de efectivo.

Siga únicamente las instrucciones que aparecen en pantalla. Haga caso omiso a personas, carteles, dispositivos o cualquier otra indicación ajena al cajero.

Al teclear su número confidencial, cubra el teclado con una mano para evitar ser visto por alguien más, o que pudiera existir una cámara oculta para robarle su clave confidencial.

Consulte con su banco para que pueda restringir operaciones de compra o cargos fuera de lugar donde radica, con la finalidad de que no le hagan cargos fuera de su región. En caso de salir, puede avisar para que le quiten ese bloqueo durante su viaje, incluidos tiendas y cajeros automáticos.

No acepte ayuda de personas extrañas y asegure cerrar su sesión antes de retirarse del cajero. Guarde su tarjeta y dinero antes de salir del cajero automático.

No deje dentro del cajero automático los comprobantes de sus operaciones, sin antes destruirlos totalmente o lléveselos para evitar que algún delincuente pueda saber cuánto dinero retiró del cajero.

Utilice cajeros automáticos que estén bien iluminados y perfectamente con vigilancia, los mejores son en centros comerciales o dentro de establecimientos.

Nunca utilice cajeros que se encuentren dañados por golpes o maltratados. Revise cuidadosamente el cajero, si observa que tiene rastros de pegamento o productos que son anormales, no los utilice.

Reporte a su banco cualquier anomalía detectada en el cajero automático. Cuando el cajero no le entregue su dinero, o le devuelva su tarjeta cancele su operación y repórtela de inmediato en la sucursal o vía telefónica al Centro de Atención a Clientes de su Banco.

Cerciórese que el cajero automático no contenga objetos extraños en la ranura de inserción de la tarjeta, ni en el dispensador de efectivo.

Una vez que termine la transacción, no olvide retirar su tarjeta, el dinero y los documentos impresos. Si al tratar de sacar su dinero el cajero no se lo proporciona llame al número de emergencia de su banco, y solicite que le den instrucciones, tras explicar lo ocurrido.

Acerca del autor
Generic placeholder image
José Luis Rojo y Arabi
Presidente de Grupo Corporativo Diamante e IFPO México y Latinoamérica, profesionista dedicado al servicio de la seguridad integral.