Honestidad y confiabilidad en las personas de su entorno

Para la comisión de un delito, se requiere tres elementos: Deseo, Oportunidad y Tiempo, estos factores se encuentran mayormente, en empleados y personas cercanas a nosotros. El no evaluar su nivel de honestidad y confiabilidad incrementa el riesgo.

La honestidad no tiene apariencia.

Las personas deshonestas, no tienen una imagen que los identifique, pueden tener la apariencia de cordero y ser un lobo, o puede tener la apariencia.

Cuando tenga que contratar a una persona para labores dentro de su hogar, como servidumbre, jardineros, veladores y en general cualquiera que tenga acceso a su domicilio y a su información, pídale que llene una solicitud de empleo que contenga sus datos personales y de familiares más cercanos, así como datos sobre su modo de vida, nivel económico y artículos de su propiedad.

Verifique sus empleos anteriores y haga una consulta con la información que proporcionaron. Ponga mucha atención en el tiempo que duró en su empleo anterior y el motivo de su salida.

Si le presentan un currículo de vida, véalo como un documento informativo, no lo califique como real, recuerde que quien lo elabora pone únicamente lo que le conviene y omite la información que le afecta.

Acuda al domicilio que le proporcionó o mande a una persona de su confianza para que lo verifique, observe si el nivel económico corresponde al manifestado, y si sus valores son los que le expresó en la solicitud de empleo. Puede hacer preguntas a los vecinos sobre su comportamiento.

Una vez que comenzó a trabajar para usted, mantenga supervisado al trabajador durante un tiempo. Ser desconfiado no es malo, lo que está haciendo es proteger su hogar y patrimonio. Escuche con atención sus comentarios cuando hable con el trabajador, y observe si le hace preguntas relacionadas con sus bienes, valores en su domicilio, forma de vida fuera de su hogar y en general cualquier información que quiera saber que no tenga que ver con sus funciones.

Cuando tenga reuniones familiares, observe si alguno de los empleados está escuchando con atención o se coloca en algún lugar donde pueda oír con mayor precisión, puede ser que sea curioso o metiche, pero, también, quizá busque obtener información.

Cuando trate asuntos relacionados con negocios, sus utilidades, lo que tiene ahorrado y en general de cualquier información o comentario que determine su riqueza, evite hablar cerca de sus trabajadores, ya que puede representar un riesgo.

Haga mención que, si llegara a presentarse un problema que afecte la seguridad de su familia o su patrimonio, va a realizar investigaciones que incluyan aparatos para esclarecer la verdad, como polígrafos:(detectores de mentiras), pruebas psicológicas e investigaciones con la policía; esto actuará como un inhibidor de malas conductas.

Cuando detecte un faltante de sus pertenencias, o que se presentó un problema de cierta relevancia, haga una investigación para demostrar que no va a permitir ningún tipo de conducta falta de confianza.

Si contrata una persona para que se haga cargo de los menores de edad, cerciórese que los trate bien; investigue cualquier golpe que presente el menor, daño físico o enfermedad. Muchas personas que cuidan niños, los tratan mal y les de comer alimentos que no son propios de su edad. Si puede eventualmente coloque una cámara de video oculta y cerciórese del buen trato hacia sus hijos.

Mantenga seguras las llaves de su casa y auto, y por ningún motivo, descuide la de su caja de valores o caja fuerte, en un descuido, le pueden sacar una copia y cuando no se encuentre en el domicilio simular un robo.

Instruya al personal para que, cuando contesten el teléfono, nunca proporcionen el nombre de quienes viven en el domicilio, de los horarios de salida o llegada, de escuelas donde estudian los hijos, lugar de trabajo, o teléfonos celulares. Que se enfoquen únicamente en pedir que dejen un recado, y lo entreguen a la persona correspondiente.

Indíquele a los trabajadores que mantengan las puertas del exterior del domicilio bien cerradas, que nunca habrá a ninguna persona desconocida que no tenga autorización para entrar. Antes de abrir pregunte quién es y el motivo y cuál es el motivo por el que quiere entrar.

Si su casa cuenta con alarma domiciliaria, enséñele a su personal como opera para que la activen, siempre que estén dentro del domicilio, y la desactiven, cuando tengan que salir. Comunique a su proveedor de servicio de alarmas, para que cuando salga de vacaciones o por espacio de tiempo prolongado, se alerten si el sistema de alarma es manipulado en el tiempo que estarán fuera. Una persona de la servidumbre puede aprovechar e ingresar al domicilio cuando los dueños se encuentran de viaje.

Explique que, en ausencia de los miembros de la familia, no deben dejar pasar a nadie, ni, aunque les digan que es una autoridad o que van a realizar una reparación de emergencia, ni a vendedores de cualquier producto la palabra “nunca abrir” es para todos los casos.

Fije las reglas sobre qué aparatos de la casa puede usar y los que tienen prohibido. Eventualmente hágales preguntas sobre sus actividades y evalúe las respuestas. Un empleado que se manifieste molesto ante estas preguntas, puede estar ocultando algo. Alértese e incremente la supervisión sobre su conducta.

Si son jóvenes pregúnteles sobre su pareja, indague sobre sus amistades y relaciones que tienen con otros empleados del edificio o de la colonia donde vive.

Infórmese de sus actividades cuando sale en sus días de descanso, así como, si tienen familiares o amigos con problemas con problemas con la autoridad o si se encuentran recluidos en un penal. Recuerde que, dentro de los penales, hay delincuentes que presionan a otros reos para que les entreguen información de los patrones de un familiar, al que puedan extorsionar o que puedan robar en el domicilio. Por lo que, es importante tener la información de familiares y amigos de sus trabajadores.

Recuerde no informar al personal doméstico, donde se guarda sus valores, ni la posición de su caja fuerte o una caja de resguardo de información valiosa. Se ha detectado que en el 80% de los robos a domicilios, los ladrones se dirigen directamente a los lugares donde se guarda el dinero y las joyas.

Una recomendación que le puede servir para conocer la confiabilidad de sus empleados, consiste en dejar sobre un mueble diversos documentos de poco valor, acomodados de una forma que usted pueda identificar fácilmente cualquier faltante, y cuando regrese, revise si se encuentran acomodados en forma diferente. Esto le puede ayudar a saber si les interesa obtener datos restringidos. Enseñe a sus hijos que le comenten cualquier conducta dudosa de los empleados, analícela antes de tomar una acción, pero dele atención a sus comentarios.

Nunca deje dinero en lugares a la vista, recuerde que la oportunidad hace que las personas puedan ser deshonestas.

No deje su cartera con identificaciones, tarjetas de crédito o información confidencial sin resguardo. Un empleado puede apoderarse de toso sus datos y hacer mal uso de ellos por medio de terceros. Cuando solicite a un empleado realizar una compra como en tiendas de productos alimentarios, revise el cambio y exija lo entreguen completo. Con esto estará mandando el mensaje que siempre está alerta ante cualquier faltante.

Mantenga su computadora con claves de acceso, para que no pueda ser manipulada cuando no se encuentre en casa, hoy en día el conocimiento que se tiene sobre manejo de computadoras, se encuentra generalizado aún dentro del personal doméstico.

Procure tener un inventario de sus valores, y cuente con medios de identificación, así como el lugar donde se encuentran. Si lo revisa periódicamente podrá detectar faltantes. Hay muchos valores o artículos de valor, que, por no usarlos constantemente, no notamos su ausencia.

Una buena práctica, es tomar fotografías de los lugares donde tienen objetos que le pueden robar y que pasan inadvertidos si le faltan. Decirle a la servidumbre que tiene fotos de todas sus cosas, inhibirá el deseo de robarlas.

Revise el entorno de su domicilio a fin de advertir si existe un lugar que permita el acceso a terceros. Hay trabajadores que pueden crear medios para facilitar el acceso. Si lo considera necesario, coloque una cerca de púas (son de bajo costo), pero, incrementan la seguridad de su hogar.

Si se le perdieron las llaves, cambie inmediato la combinación de la cerradura, puede ser que las llaves las tenga uno de los trabajadores y saque copia, para después indicarle que ya aparecieron. Solicite a los trabajadores el uso correcto de aparatos electrónicos, así como el manejo del gas. Si bien los descuidos, negligencia o irresponsabilidad no son acciones intencionales, sí representan daño al patrimonio de los propietarios.

Deje anotado en un lugar visible y fácil acceso, todos los números de emergencia se su ciudad, su contacto personal, o de cualquier otro miembro de la familia que pueda auxiliar en caso de una contingencia, o emergencia, lo puedan localizar fácilmente e informar lo que ocurre.

Explique a su personal en qué momento deben llamar a la policía o a los bomberos, para que nunca ingresen personas extrañas a su domicilio, pero de la instrucción para que lo llamen y le informen lo qué está ocurriendo.

Si detecta a un empleado apoderándose de algo que no es de su propiedad, considere que no lo puede acusar de robo. El delito, es hurto o abuso de confianza. Cuando las autoridades reciben una denuncia por un delito diferente al cometido, lo pueden poner en libertad sin que la acusación proceda.

El delito de robo sólo se comete cuando se usa la violencia, ya sea en perjuicio de una persona o daños en lugar donde se tenían guardados los valores, por ejemplo, si hay una agresión física sobre una persona, o si rompió una chapa, o se vio una cerradura.

El delito de hurto, es cuando se apodera una persona de cualquier valor sin ejercer violencia alguna, como, por ejemplo, si tomo dinero que estaba en un cajón sin llave, un artículo que se encontraba sobre una mesa o en algún lugar accesible.

Acerca del autor
Generic placeholder image
José Luis Rojo y Arabi
Presidente de Grupo Corporativo Diamante e IFPO México y Latinoamérica, profesionista dedicado al servicio de la seguridad integral.